Manneken Pis

Si nunca has estado en Bruselas, seguramente la primera imagen que se acude a la mente al pensar en ella es la del Manneken Pis, esta escultura de apenas medio metro que se encuentra en algún rincón del centro y que desde hace siglos es todo un símbolo de la ciudad (al que solo le hace sombra el Atomium).

El niño meón más famoso del mundo

Lo cierto es que este Manneken Pis (para entendernos: niño meón) es desde hace varios siglos una celebridad en Bruselas y el reclamo turístico indiscutible. Quizás por eso sea tan complicado hacerse una foto con él (y solo con él). Pero el Manneken Pis que podemos contemplar actualmente es una réplica del original, ya que la escultura ha sido robada tantas veces que el ayuntamiento decidió finalmente reemplazarla por una copia. El original fue obra del escultor Jérôme Duquesnoy.

Leyendas sobre el Manneken Pis

Si bien, como decimos, la escultura no tiene nada de especial, sí que lo tiene toda la historia asociada a ella en forma de leyendas que forman parte de la tradición belga: una cuenta que se trató de un niño que apagó la mecha de una bomba con su orina cuando la ciudad estaba siendo sitiada; otra, que era el hijo perdido de una familia burguesa y como cuando lo encontraron estaba orinando tranquilamente, decidieron hacerle una escultura para inmortalizar el momento; las más fantasiosas afirman que no era más que un muchacho que orinaba en la puerta del hogar de una supuesta bruja y esta, en venganza, lo convirtió en estatua por los siglos de los siglos. La versión más realista (y mucho menos divertida) de su origen apunta a que simplemente fue construido como fuente para abastecer al barrio de agua potable, y el que se hiciera de forma tan curiosa no es más que una demostración de sentido del humor por parte de los belgas.

4 líquidos que el Manneken Pis expulsa

  • Cerveza, producto estrella nacional

    La cerveza en Bélgica se caracteriza por su enorme diversidad y heterogeneidad. Es tan importante y tan representativa en este país que todo lo relacionado con ella se denomina «cultura de la cerveza belga» y, como tal, está inscrita en el listado del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO.

  • Sidra, por cortesía del pueblo asturiano

    El niño mimado de Bruselas también se ha utilizado para escanciar sidra. Este caso suele producirse algunos años alrededor de la fiesta del Principado de Asturias, el 8 de septiembre.

  •  Vino tinto de Valdepeñas

    La bebida que los romanos consideraban de los dioses, el vino, también ha pasado en algún momento por el aparato urinario del Manneken Pis. Uno de los fastos que mejor recuerda la ciudad fue en el año 2002 en que, con motivo del centenario del equipo de fútbol Real Madrid, se vistió a la pequeña estatua de blanco y orinó 24 litros de vino tinto de Valdepeñas.

  • La leche

    En el Día Mundial de la Leche (1 de junio), el niño ha pasado de ser Manneken Pis a Manneken Milk. Tal cual. Vestido como un agricultor africano y por iniciativa de la ONG Veterinarios Sin Fronteras, el niño ha tratado de atraer la atención de toda la ciudadanía y de los turistas de Bruselas sobre África, donde la leche constituye una importante fuente tanto de alimentación como de ingresos domésticos. Según la ONG, la leche juega un papel esencial en la lucha contra el hambre y la pobreza. Más de mil millones de personas provenientes de los países en vías de desarrollo dependen de ella de manera importante para su alimentación y para su sostenimiento familiar. Y si el niño mimado tiene que cambiar por un día su segundo nombre por otro en aras de la solidaridad, por supuesto que lo hace.

Un vestidor envidiable

En un plano más terrenal, existe una tradición en torno al Manneken Pis nacida a finales del siglo XVII, cuando el emperador obsequió con un traje a la estatua: ahí comenzó la moda de cambiar de atuendo al pobre Manneken, cuyo armario alberga más de 700 vestidos de todos los estilos y procedencias. Hacer una visita a su vestidor, que se encuentra en el último piso del Museo de la Ville, es curioso (en lo que atañe a los trajes regionales de cada país) y sobre todo cómico (los trajes de Papa, vampiro o Elvis lo demuestran: no hay piedad con el Manneken).

Para reponer fuerzas…

Por cierto, si vas a hacer la obligada foto con el Manneken, no te vayas de la zona sin comerte un gofre. Justo al lado de la fuente encontraras algunos locales donde comer los mejores gofres de Bruselas.

Fuente:

https://www.bruselas.es/que- ver/manneken-pis/
http://www.neweuropetours.eu/ main/es/Blog/Details/czAt9o/4- l%C3%ADquidos-que-no-sab%C3% ADas-que-el-manneken-pis- expulsa
Download Best WordPress Themes Free Download
Premium WordPress Themes Download
Premium WordPress Themes Download
Download WordPress Themes
online free course
download samsung firmware
Download Nulled WordPress Themes
udemy paid course free download